El Blog del Aloe

Un regalo de madre naturaleza

Hablamos del Aloe Vera Barbadensis Miller, con su flor amarilla, la más completa en principios activos entre los tres centenares de variedades de Aloes que existen. Sólo una veintena son Aloe Vera, es decir con por lo menos algunos de los principios activos mencionados; y no más de unas 4 o 5 son utilizadas en farmacia y cosmética. Aún perteneciendo a la misma familia de puerros y cebollas (Liliáceas), más románticamente la llaman también el Lirio del Desierto, lo suyo no es exactamente estar en una ensalada: de hecho, el sabor no es de los mejores.

“Se trata más bien de una indiscutible Reina entre las plantas medicinales”

Contiene en gran cantidad vitaminas, sales minerales, enzimas y aminoácidos, incluido los precursores del ácido salicílico, es decir, la aspirina en su estado natural y sobretodo, sus hojas son las únicas proveedoras de Acemanano, el muy potente regenerador celular que nuestro organismo produce pero sólo hasta la pubertad: es la sustancia que mantiene lisa y elástica la piel joven, la que cicatriza sin marca y rápidamente las heridas de los niños y la misma que mantiene resistentes sus organismos. 

Aloe Vera Barbadensis Miller

Aloe Vera Barbadensis Miller

Para bien acabar su obra, nuestra Madre Naturaleza la ha dotato dulcis en fundo de un enzima, la Lignina, cuyo trabajo es llevar bien en profundidad este tesoro de elementos, para que se dediquen a nuestra piel empezando por sus capas inferiores.

Gracias a todo esto, esta planta tiene su gloria como tratamiento cicatrizante, rejuvenecedor, antiséptico y antibacteriano, así como, ingerida, un sin fin de propiedades sorprendentemente eficaces.

Nuestra Fuerteventura, con su antiguo suelo volcánico rico en minerales, su alto grado de humedad nocturna y sus infinitas horas de sol sin lluvia, da vida a unas Aloe Barbadensis que a lo mejor no son tan bellas y grandes como las de otras partes donde más agua las rellena, pero son, sin embargo, de la mejor calidad por encerrar en sus hojas brunas y secas la mayor concentración de principios activos.