Aloe Vera y Aceites: los aliados de nuestra salud

Muchas son las virtudes que posee el Aloe Vera y que todos conocemos, entre ellas podemos identificar la facilidad con la que penetra a través de las tres capas de nuestra piel (epidermis, dermis e hipodermis).

Esto es posible gracias a la desobstrucción de poros y conductos glandulares. Por desobstrucción se entiende una limpieza profunda de nuestra piel, es decir la remoción de todo aquello que «tapa» los poros ( una mezcla de sudor, células muertas y impuridades externas).

acción de desobstrucción del gel de Aloe
Acción de desobstrucción del gel de Aloe

Gracias a la acción saponificadora de los polisacáridos y de los aminoácidos contenidos en el Aloe Vera (leer nuestro articulo: «Principios activos del Aloe Vera«), toda la grasa acumulada en los poros se convierte en sustancias jabonosas fácilmente eliminables. Esta limpieza profunda permite y favorece una rápida penetración de las sustancias nutritivas contenidas en el gel de Aloe así como de las que eventualmente son mezcladas en él.

«Por estas razones nos comprometemos en ofrecer productos libres de sodio benzoato o sodio metabisulfito y de cualquier otra sustancias tóxicas»

Aquí entran en juego los aceites: normalmente sobre la piel se resisten a penetrar, sin embargo añadidos al Aloe son absorbidos con él. La acción en conjunto de Aloe y aceites nos permite cuidados personales específicos y de tratar diferentes problemáticas de la piel de manera eficaz y absolutamente natural.

Cómo utilizar los aceites con Aloe Vera

Siempre será mejor utilizarlos bien antes de una exposición al sol, o por la tarde/noche. De hecho son fotosensibles y pueden causar manchas o «freír» el cabello en lugar de quitarlas o hidratar.

Justo el aceite de Rosa Mosqueta, que añadido al Aloe es quizás el remedio por excelencia contra las manchas oscuras de la pigmentación, es por otro lado un aceite muy graso y podría causarlas, las manchas, en lugar de eliminarlas.

Algunas gotas de aceite de almendras, argán u oliva y el gel del Aloe se completa para hidratar y nutrir el pelo y las pieles más secas.

Con un poco de caléndula, el Aloe calma rozes, picores y enrojecimientos, alergias, irritaciones , golpes de sol y picaduras aún más. Con el árbol del té y su poder antibacteriano se pueden sustituir las pomadas sintéticas en el tratamiento de acné, hongos y pies de atleta. El árnica llegará mucho mejor a los músculos dolidos y tensos si se la aplica junto con el Aloe.

Puedes añadir los aceites a nuestro Gel Natural 99%, a nuestra Crema Hydro 80%aloe (ideal para pieles secas no inflamadas) o enrequecer todos nuestro productos cosméticos, así como sobre la pulpa de la hoja. En todo caso aconsejamos preparar justo la cantidad de mezcla que se vaya a utilizar cada vez, ya que el Aloe oxida en pocas horas, perdiendo eficacia y asumiendo la característica coloración rojiza oscuro/violeta, además de desprender un mal olor.

 

Conclusiones

Hacernos nuestras propias lociones de Aloe Vera y aceites es sin dudas una de las mejores formas de utilizar esta magnífica planta, nuestro consejo es utilizar aceites esenciales biológicos y gel sin conservantes químicos.

«Si en un producto de aloe aparecen parabenos, perfumes, colorantes y otras sustancias nocivas, serán absorbidas muy en profundidad, pudiendo causar reacciones inesperadas. Una crema con aloe penetra hasta 8 veces más que una sin aloe»

En Aloe Vera Integral Way usamos Sodium Levulinate, un conservante de origen 100% natural obtenido del almidón y la inulina vegetal, que ha demostrado controlar las colonias de microorganismos sin alterar los otros ingredientes que incluye el producto. Se utiliza especialmente en la conservación de ingredientes frescos.